jueves, 3 de noviembre de 2011

Juego de manos

Cuando te dicen que a ellas les gusta que utilices las manos durante el sexo, no se refieren a que introduzcas la mitad de tu antebrazo en ella. La cosa va más allá, o más bien más acá. A continuación te damos unos consejos para volverla loca con dos dedos.

En vez de arrancarte la ropa y arrojarte sobre ella sin compasión alguna, tómalo con calma. Desvístela lentamente, y cuando sólo quede su ropa interior, recorre los bordes con la punta de tus dedos tocando levemente su piel. Sentirás un ligero temblor en ella. No te preocupes, es natural.

La punta de los dedos es una zona muy sensible, sobre todo cuando ella pasa su lengua. Empieza con tu índice, si no ha sido suficiente para ella, pasa al siguiente dedo, pero ahora toma su mano y mete su índice a tu boca. Además de que será sumamente agradable para ti, ella estará tan excitada que te pedirá en cualquier momento que pases al siguiente nivel.

Llegó el momento de bajar las manos, pero aún no el de meter los dedos. Antes de hacerlo, juega un poco con la parte exterior de su vagina pasando suavemente la punta de tus dedos. Si ya percibes humedad, mete un poco tu índice, y con lubricante, juega con su clítoris.

Recuerda que no la debes presionar mucho esta zona, estás con una mujer, no tocando el timbre de una casa durante una persecución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario