lunes, 21 de octubre de 2013

¿Existe alguna relación clara entre genética y obesidad?

En estudios recientes, los científicos han descubierto que la genética desempeña un rol importante dentro del desarrollo de la obesidad, no obstante, todavía no han sido capaces de localizar al gen responsable. De hecho, la mayoría de los genes potenciales identificados hasta ahora afecta sólo a grupos reducidos de personas. En una investigación de variables genéticas comunes, los expertos analizaron el genoma de los participantes en el estudio cardiaco Framingham. Encontraron un indicador que está asociado con el índice de masa corporal (BMI, por sus siglas en inglés) y, en apariencia, incrementa el riesgo de padecer obesidad hasta 30%. Los científicos probaron el grado de predictibilidad de dicho indicador en cinco grupos diferentes. En cuatro de ellos hubo una asociación directa entre un elevado BMI y un mayor riesgo de sufrir sobrepeso. Los estudios continúan, pero todo apunta a que, en efecto, hay una predisposición genética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario